Política de Privacidad                                                                                                                                                                               Aviso Legal © Naranjo Gil & Asociados Abogados 2020
NARANJO GIL & ASOCIADOS ABOGADOS
¡TENGO UNA IDEA! : EL NACIMIENTO DE LOS DERECHOS DE AUTOR Desde   el   inicio   de   los   tiempos,   el   ser   humano   ha   expresado   su   ideología   y   su   sentir      a   través   de   las   más   variadas   formas, colores,   sonidos,   palabras,   valiéndose   de   todos   aquellos   medios   que   la   evolución   ha   puesto   a   su   alcance   como   una   forma   más de   expresión.   Ese      poder   creador   de   la   mente,   unida   a   la   necesidad   de   comunicar   esas   inquietudes,   vivencias,   sentimientos, patrones   de   belleza   de   cada   época,   pensamientos,   ha   ido   construyendo,   de   forma   paulatina   a   lo   largo   del   tiempo,   la   cultura   de cada país, de cada región, de cada pueblo. Sobre   la   historia   de   los   derechos   de   autor   podemos   decir   que,   desde   el   punto   de   vista   jurídico-histórico,   es   el   surgimiento   de la   propiedad   intelectual   en   el   tiempo.   Ahora   bien,   independientemente   del   estadio   evolutivo   temporal   del   nacimiento   de   la propiedad   intelectual   y   adentrándonos   en   ese   “proceso   abstracto”   en   el   que   el   creador   plasma   sus   ideas   en   un   lienzo,   en   una fotografía,   en   una   página   Web,   con   un   programa   de   ordenador,   en   una   obra   musical,   cinematográfica...   da   paso   a   que   esa nueva   creación   nacida   sea   susceptible   de protección legal. Todos   hemos   tenido   en   alguna   ocasión   una idea     que     consideramos     brillante,     o     la inspiración    ha    hecho    mella    en    nuestro intelecto,   provocando   el   que   cojamos   lápiz     y   lo   materialicemos   en   algún   soporte.   En este     proceso     abstracto,     que     se     da     en cualquier     creación,     distinguiremos     dos etapas   perfectamente   diferenciadas   y   que     denominaremos:   pensamiento   divergente   y materialización de ideas. A . A. Pensamiento   Divergente ,   en   honor   a   la   denominación   psicológica   que   se   hace   del   mismo,   que   lo   define como   una   actividad   contenida   en   otra   función   del   intelecto   humano   llamada   imaginación,   realizando   algo   nuevo desde   cero,   o   lo   mismo,   de   una   manera   distinta.      Esta   será   la   fase   en   la   que   generamos   tantas   ideas   u   opciones como sea posible en respuesta a una pregunta abierta, a un reto, a una ideología o pensamiento. Esta   fase   se   origina   en   nuestro   cerebro   de   una   forma   indeterminada   a   través   de   las   diferentes   conexiones neuronales   que   hacen   nacer   las   ideas.   Pero   el   mundo   de   las   ideas   es   algo   etéreo,   intangible,   abstracto,   susceptible de   una   visualización   individual   y   personal   de   nuestra   mente   y   que   no   nos   permite   transmitirlo   a   nuestros semejantes. A . B. Materialización   creativa .    Esta   segunda   fase   es   la   que   da   paso   a   que   esa   idea,   fruto   de   diálogos   internos   o externos,   explícitos   o   implícitos,   de   experiencias   e   ideologías,   patrones   culturales,   nos   haga   llevarla   a   la   práctica, con   el   firme   propósito   de   ser   comunicada   al   resto   del   mundo.   Esta   materialización   creativa   ha   ido   variando   y evolucionando   con   el   mismo   ser   humano.   Lo   que   antes   no   transmitía   nada,   ahora   comunica   algo,   piénsese   por ejemplo   en   el   arte   autodestructivo   inventado   por   el   artista   Gustav   Metzger   a   principios   de   la   década   de   los   60, quien   junto   a   otros   organizaron   el   Destruction   in   Art   Symposium   en   Londres,   en   el   que   se   incluyó   el   incendio “Skoob   Tower”   por   John   Latham,   que   consistió   en   una   torres   de   libros   y   la   intención   era   mostrar   su   visión   sobre la cultura occidental. En   la   primera   de   ellas,   ese   proceso   cognoscitivo   no   permite   que   la   ley   le   brinde   protección   jurídica   alguna,   puesto   que   se encuentra   almacenado   en   nuestra   mente,   sin   que   haya   sido   transmitido   a   la   realidad   palpable.   En   cambio,   en   la   segunda   fase, por   absurda   que   pueda   parecer   nuestra   iniciativa,   la   obra,   fruto   de   nuestra   creatividad,   ha   nacido,   desprendiéndose   del   cordón umbilical que le unió a nuestra mente, tomando autonomía como tal,  sin por ello perder la paternidad el que le dio la vida. Todo   este   proceso   es   lo   que   late   en   nuestra   vigente   Ley   de   Propiedad   intelectual   cuando   nos   dice   que   la   propiedad   intelectual de   una   obra   literaria,   artística   o   científica   corresponde   al   autor      por   el   solo   hecho   de   su   creación.   Por   tanto,   solo   podremos proteger   aquella   idea   que   se   encuentre   incorporada   a   algún   tipo   de   soporte   que   permita   ver   que   goza   de   plena   existencia   y   ha nacido   a   la   realidad   tangible.   LAS   IDEAS   NO   SON   OBJETO   DE   PROTECCIÓN.    Cuando   surge   la   obra,   de   forma inherente,   lo   hacen   los   derechos   de   autor   que   son   independientes,   compatibles   y   acumulables   con   la   propiedad   y   otros derechos   que   tengan   por   objeto   la   cosa   material   a   la   que   está   incorporada   la   creación   intelectual,   con   los   derechos   de propiedad   industrial   (patentes,   marcas,   diseños   industriales...)   que   puedan   existir   sobre   la   obra,   así   cualesquiera   derechos   de propiedad intelectual que se contemplan en la ley. Si necesitas solucionar problemas de ésta u otra índole, SOLICITA TU CITA  AL 928 760 633 y te asesoraremos. © 2018 Sonia María Naranjo Gil SI TE GUSTA COMPÁRTELO Extracto de “La Propiedad Intelectual: Un Quehacer Diario en los Medios”