Política de Privacidad                                                                                                                                                                               Aviso Legal © Naranjo Gil & Asociados Abogados 2017
NARANJO GIL & ASOCIADOS ABOGADOS
M I MASCOTA PODRÁ SER UN SER VIVO Qué   absurdo   considerar   que   nuestro   perro,   gato,   pájaro…,   ahora   se   vaya   a   poder   considerar   un   ser   vivo.   En   apariencia sí,   pero   las   palabras   juegan   un   papel   fundamental   en   el   mundo   del   Derecho,   pero   la   consideración   y   calificación jurídica   que   tenga   un   objeto,   una   persona   o   cualquier   elemento   al   que   podamos   referirnos   puede   condicionar   su destino. Hace   ya   muchísimos   años   se   venía   cuajando   la   calificación soterrada   de   los   animales   como   elementos   integrantes   de   la familia.    En    muchos    divorcios    se    producían    verdaderas disputas   entre   los   cónyuges   por   las   mascotas   que   tenía   el matrimonio,   ya   sea   por   hacer   daño   al   contrario   o   bien   por   el valor   económico   que   suponían   algunos   animales   de   pura raza.    Concretamente,    viene    a    mi    memoria    uno    de    los primero   que   tuve   que   afrontar   con   un   perrito   en   un   divorcio. En   aquél   entonces   lo   animales   seguían   siendo   considerados como   objetos   y,   por   tanto,   bienes   susceptibles   de   posesión, pero,    por    suerte,        poco    a    poco,    y    dado    el    apego    y    el sentimiento     se     le     consideró     como     un     elemento     más integrante     de     la     familia,     por     lo     que     los     Tribunales comenzaban   a   aplicar   guarda   y   custodia   con   regímenes   de visita,   así   como   una      pensión   de   alimentos   para   los   mismos, como si de un menor se tratase. Han   pasado   más   de   diez   años   de   aquello   y   se   han   ido   dando   pasos   al   frente   al   respecto,   considerando   el   maltrato animal   y   su   abandono   como   un   delito   castigado   en   Código   Penal,   pero   aún   quedan   muchos   más   pasos   por   dar, para aliviar la presión de los más indefensos amigos del hombre. El   Derecho   se   fragua   con   el   paso   del   tiempo   y   los   variados   supuestos   prácticos   que   se   puedan   dar   lugar   en   la   vida real,   creando   la   Jurisprudencia   de   nuestro   Tribunal   Supremo,   y   su   fruto   es   que   hace   unos   días   el   Congreso   ha admitido   a   trámite   una   proposición   de   ley   para   variar   el   régimen   jurídicos   de   los   animales   de   compañía   pasando   a considerarse “ seres vivos dotados de sensibilidad”. SOLICITA TU CITA  AL 928 760 633 y te asesoraremos. © 2017 Sonia María Naranjo Gil SI TE GUSTA COMPÁRTELO
NARANJO GIL & ASOCIADOS ABOGADOS