Política de Privacidad                                                                                                                                                                               Aviso Legal © Naranjo Gil & Asociados Abogados 2020
NARANJO GIL & ASOCIADOS ABOGADOS
ME VA A EXPROPIAR MI TERRRENO Seguro   que   en   múltiples   ocasiones   habremos   oído   hablar   la   frase   muy   típica   “…me   van   a   expropiar   mi   terreno   o mi   casa”   especialmente   cuando   en   los   Planes   de   Ordenación   Urbana   de   los Ayuntamientos   se   ha   decidido   llevar   a cabo una carretera, un parque, determinadas instalaciones, o cualquier otro proyecto que figure en él. Pero   ¿QUÉ   ES   LA   EXPROPIACIÓN?   ¿EN   QUÉ   CONSISTE?      Cuando   hablamos   de   expropiación   siempre   va a   ir   acompañada   del   calificativo   de   “forzosa”.   La   expropiación   forzosa   se   encuentra   regulada   en   la   Ley   de   16   de diciembre   de   1954,   que   la   define   como   cualquier   forma   de   privación   singular   de   la   propiedad   o   de   derechos   e intereses   patrimoniales   legítimos,   cualesquiera   que   fueran   las   personas   o   Entidades   a   que   pertenecen,   acordada imperativamente,   ya   implique   venta,   permuta,   censo,   arrendamiento,   ocupación   temporal   o   mera   cesación   de   su ejercicio Como   podemos   ver,   la   expropiación   forzosa,   no   solo   tiene   como   objetivo   los   bienes   inmuebles,   como   nos   tienen tradicionalmente    acostumbrados,    sino    que    también    es    posible    expropiar    derechos    o    interesas    patrimoniales mediante   el   ejercicio   del   poderío   que   inviste   al   Estado   para   llevarla   a   cabo,   pero   siempre   mediante   ofreciendo como garantía al expropiado el pago de lo que se le expropia. El   FUNDAMENTO    de   la   expropiación   forzosa   se   encuentra   en   la   DECLARACIÓN   DE   UTILIDAD   PÚBLICA O   INTERÉS   SOCIAL    que   determinará   la   necesidad de   ocupación   de   un   bien   o   derecho   a   expropiar,   con   la consiguiente        necesidad        de        ocupación        que desembocará,   tras   las   publicaciones   pertinentes   en   los Boletines   Oficiales   y   Diarios   de   mayor   tirada,   en   el acuerdo       de       necesidad       de       ocupación       para, posteriormente,   determinar   el   justiprecio   del   bien   o derecho. Sin      embargo,      LA      DETERMINACIÓN      DEL PRECIO     EN     LAS     EXPROPIACIONES     NO SIEMPRE   ES   SIMPLE.    En   algunas   ocasiones,   la Administración       expropiante       y       el       propietario expropiado   son   capaces   de   llegar   a   un   acuerdo,   pero no   pocas   ocasiones   existe   disconformidad   entre   las partes.   Como   es   lógico,   el   propietario   puede   tener   sus apegos   personales   o   familiares   a   su   propiedad,   pero no   va   a   ser   ese   criterio   el   determinante   a   la   hora   de establecer    el    precio    del    bien    o    derecho    objeto    de expropiación.   El   procedimiento   es   muy   simple.   La Administración   requerir   al   expropiado   para   que   en   el   plazo   de   20   días   presente   su   HOJA   DE APRECIO,   la   cual   irá motivada   y   avalada   por   la   valoración   de   un   perito   en   la   materia,   La Administración   tiene   dos   opciones:   bien   acepta la   hoja   de   aprecio   y   procede   al   pago   previo   al   pago   de   la   ocupación   del   bien   o   derecho   o,   bien   la   rechaza.   En   este último   caso,   la   Administración   podrá   presentar   su   propia   hoja   de   aprecio   también   valorando   el   bien   o   derecho objeto   de   expropiación,   de   la   cual   dará   traslado   al   propietario.   Si   éste   no   acepta   la   valoración   y   subsiste   el desacuerdo,   habrá   que   acudir   al   JURADO   DE   EXPROPIACIÓN   FORZOSA    que   se   encargará   de   establecer   el justiprecio a abonar al expropiado. Este   procedimiento,   aparentemente   sencillo,   se   puede   complicar   a   lo   largo   del   tiempo   por   las   demoras   y   dilaciones innecesarias   en   las   que   ciertas   administraciones   suelen   concurrir,   GENERANDO   EL   PAGO   DE   INTERESES CUANDO,   PASADOS   SEIS   MESES    de   la   determinación   del   justiprecio,   éste   no   se   ha   abonado   al   propietario expropiado. Ante   la   inactividad   de   la Administración   ante   el   pago   y,   una   vez   finalizada   la   vía   administrativa,   queda expedita la vía jurisdiccional ante los Juzgados de lo Contencioso Administrativo. No   obstante,   no   olvides   que,   incluso   en   lo   más   sencillo   pueden   concurrir   circunstancias   que   compliquen   la situación,   por   lo   que   te   recomendamos   acudir   a   verdaderos   profesionales,   así   que   si   necesitas   solucionar   problemas de ésta u otra índole, SOLICITA TU CITA  AL 928 760 633 y te asesoraremos. © 2018 Sonia María Naranjo Gil SI TE GUSTA COMPÁRTELO