Política de Privacidad                                                                                                                                                                               Aviso Legal © Naranjo Gil & Asociados Abogados 2020
NARANJO GIL & ASOCIADOS ABOGADOS
DISCAPACIDAD vs INCAPACIDAD JUDICIAL Es   muy   habitual   confundir   los   términos   discpacidad   e   incapacidad,   sin   reparar   en   el   detalla   de   que   pese   a   que pueden   convivir   la   una   con   la   otra,   no   siempre   es   así.Analicemos   ambos   términos.   Analicemos   ambos   términos   y aprendamos las diferencias ¿QUÉ ES LA DISCAPACIDAD? La   discapacidad   es   una   condición   de   merma   de   la   capacidad   físicas, sensoriales   o   intelectuales   de   una   persona,   cuyo   origen   se   encuentra   en su nacimiento o bien sobrevenida. La    discpacidad    se    reconoce    de    forma    administrativa    a    través    de    un CERTIFICADO   emitido   por   la   Comunidad   Autónoma   cuyo   objetivo   es compensar     las     desventajas     sociales     que     la     discpacidad     implica, proporcionando    acceso    a    derechos    y    prestaciones    diversas    a    fin    de equiparar   oportunidades.   De   esta   forma,   las   personas   con   discapacidad igual    o    superior    al    65%    cobran    una    pensión    contributiva    o    no contributiva, en función de si ha cotizado o no a la Seguridad Social. ¿QUÉ ES LA INCAPACITACIÓN JUDICIAL? La   incapacitación   es   el   estado   jurídico,   constituido   por   una   SENTENCIA   JUDICIAL,   en   el   que   se   encuentra   una persona    aquejada    por    una    enfermedad    o    deficiencia    persistente    de    carácter    físico    o    psíquico    que    le    impide gobernarse por sí misma. Entre   las   causas   de   incapacitación   se   encuentran   las   enfermedades   o   deficiencias   persistentes   de   carácter   físico   o psíquico   que   impidan   a   la   persona   a   gobernarse   por   sí   misma.   La   regulación   de   las   causas   de   incapacitación   se encuentran   reguladas   en   el   Código   Civil,,   si   bien   la   doctrina   considera   que   solo   las   enfermedades   o   deficiencias   de carácter   psíquico   y   mentales   deben   de   fundamentar   la   declaración   de   incapacidad,   si   bien   se   admite   una   tercera categoría para los pródigos ( dilapida su patrimonio y el de su familia) El   incapaz   carece   de   capacidad   de   autogobierno   sobre   sí   mismo,   lo   que   hace   que   su   capacidad   se   suplida   por   un tutor o un curador, pero de estas figuras jurídicas hablaremos en otra ocasión. No   siempre   la   discapacidad   y   la   incapacidad   confluyen.   Si   te   encuentras   en   alguna   de   estas   situaciones   y   no   sabes cómo resolverlas, consúltanos. SOLICITA TU CITA  AL 928 760 633 © 2019 Sonia María Naranjo Gil SI TE GUSTA COMPÁRTELO