Política de Privacidad                                                                                                                                                                               Aviso Legal © Naranjo Gil & Asociados Abogados 2020
NARANJO GIL & ASOCIADOS ABOGADOS
¿ES LO MISMO IMITAR QUE FALSIFICAR? Actualmente,   la   población   se   siente   mucho   más   concienciada   de   la   importancia   de   las   marcas   y   los   derechos   de autor   en   la   sociedad.   Quizás   esa   toma   de   conciencia   no   venga   dada   por   conocimientos   técnico-   jurídicos,   pero   que existe un reconocimiento tácito. Los   telediarios   nos   bombardean   con   noticias   sobre   incautaciones   de   mercancía   falsificando   bolsos,   prendas,   etc… de   marcas   muy   conocidas   y   cuyo   precio   de   venta   al   público   suele   ser   bastante   alto   y   no   apto   para   todos   los bolsillos.   Pero   esa   toma   de   conciencia   no   viene   dada   solo   por   las   noticias   diarias   en   los   medios   de   comunicación   y prensa,   sino   también   por   el   aprendizaje,   desde   el   punto   de   vista   de   un   consumidor,   de   la   calidad   que   implican determinados   productos   identificados   con   marcas   renombradas   y   notorias   que   gozan   de   una   reputación   más   que consolidada en el mercado, tanto de cara a los consumidores como a los propios competidores. ESTE   TIPO   DE   DELITOS   CONTRA   LA   PROPIEDAD   INDUSTRIAL   SE   ENCUENTRA   RECOGIDO   EN NUESTRO   CÓDIGO   PENAL   EN   LA   QUE   SE   CASTIGARÁ   CON   UNA   PENA   DE   PRISIÓN   DE   6   MESES A   6 AÑOS   para   el   que   fabrique,   importe,   posea,   utilice,   ofrezca   o   introduzca   en   el   comercio   objetos   protegidos   por derechos de propiedad industrial, tales como marcas, patentes, modelos de utilidad,etc… Ahora   bien,   la   realidad   es   que   en   el   mercado,   como consumidores       NOS       ENCONTRAMOS       UNA SERIE    DE    PRODUCTOS    QUE    NO    SIENDO FALSIFICACIONES               SE               PARECEN MUCHÍSIMO    AL    PRODUCTO    ORIGINAL     de una   marca   muy   conocida.   Es   el   típico      caso   de   esas colonias    con    aromas    muy    parecidos    a    los    de    las grandes    marcas,    pero    que    no    llevan    signos    que    la relacionen con ella. Son las denominadas imitaciones. LA      FRONTERA      QUE      DELIMITA      A      LA FALSIFICACIÓN   DE   LA   IMITACIÓN   RADICA LA     PRESENCIA     DE     LA     NECESIDAD     DE SUPLANTAR    O    NO    LA    IDENTIDAD    DE    LA MARCA   EN   EL   MERCADO    con   la   única   finalidad de   llevar   a   confusión   al   consumidor.   Por   tanto,   LA FALSIFICACIÓN     HARÁ     REFERENCIA     A     LA CREACIÓN   O   MODIFICACIÓN   DE   PRODUCTOS CON    EL    OBJETO    DE    HACERLOS    PARECER ORIGINALES   de   una   marca   de   reconocido   prestigio, confundiendo   al   público   consumidor,   empleando   signos   de   identificativos   de   la   marca   original   para   atraer   el consumidor.    Mientras    que    LA    IMITACIÓN    REPRODUCE    EL    PRODUCTO    ORIGINAL    CON    EL    FIN    DE VENDER   UN   PRODUCTO   SIMILAR   PERO   SIN   HACERLO   PASAR   POR   UN   PRODUCTO   ORIGINAL   DE LA   MARCA   COPIADA   y   sin   llevar   a   engaño   al   consumidor   si   lo   observa   atentamente,   siendo   su   valor   muy inferior por no seguirse los protocolos de calidad y materiales del original. ¿ESTO SIGNIFICA QUE CUALQUIER FABRICANTE PUEDE IMITAR A NUESTRO ANTOJO? La   respuesta   ha   de   ser   negativa.   El   hecho   de   que   la   imitación   no   encuentre   criminalización   en   nuestras   leyes penales,   no   le   otorga   licitud,   pues   se   puede   estar   incurriendo   en   infracciones   contra   derechos   de   propiedad industrial,   si   bien   su   esfera   de   actuación   será   la   del   derecho   civil   y   mercantil.   En   este   sentido,   la   Sala   Primera   de   lo Civil   del   Tribunal   Supremo      establece   que   la   imitación   de   prestaciones   e   iniciativas   empresariales   ajenas   es   libre   y que el ilícito requiere la concurrencia de los siguientes requisitos: 1 . Singularidad   competitiva   en   la   prestación   imitada,   es   decir,   que   sus   destinatarios   puedan   identificarla   y reconocerla,    pudiendo    atribuirle    una    determinada    procedencia    empresarial    y    diferenciada    de    las prestaciones   de   otras   empresas   y   de   aquellas   habituales   en   el   sector.   Considera   el   Alto   Tribunal   que   no   se da   la   singularidad   competitiva   en   los   productos   cuyas   formas   estandarizadas   sean   las   que   generalmente   se utilizan   en   el   sector   del   mercado   de   que   se   trate.   Por   lo   que   las   similitudes   existentes   como   las   formas   de animales,   elementos   gaudinianos   y   la   técnica   trecandís   (técnica   de   usar   mosaico)   no   constituyen   ilícito   de acto de imitación. 2 . Copia   de   elementos   o   aspectos   esenciales,   no   accidentales   o   accesorios,   y   que   puedan   identificarse   por   un componente o, en su caso, por varios elementos 3 . Riesgo    de    asociación    por    parte    de    los    destinatarios    del    producto    o    prestación    imitada    respecto    a    la procedencia u origen empresarial. No   obstante,   no   olvides   que,   incluso   en   lo   más   sencillo   pueden   concurrir   circunstancias   que   compliquen   la situación,   por   lo   que   te   recomendamos   acudir   a   verdaderos   profesionales,   así   que   si   necesitas   solucionar   problemas de ésta u otra índole, SOLICITA TU CITA  AL 928 760 633 y te asesoraremos. © 2018 Sonia María Naranjo Gil SI TE GUSTA COMPÁRTELO