Política de Privacidad                                                                                                                                                                               Aviso Legal © Naranjo Gil & Asociados Abogados 2020
NARANJO GIL & ASOCIADOS ABOGADOS
ENSÉÑAME Y LO RECUERDO, INVOLÚCRAME Y LO APRENDO Determinar el momento exacto en el que decidí ser profesora. en mi caso particular, no existe. Sencillamente,  el momento me eligió a mí, por lo menos profesionalmente. Ahora   que   lo   pienso,   desde   que   me   alcanza   la   memoria,   había   dado   clases   de   verano   a   las amigas   que   suspendían      alguna   asignatura,   por   dos   razones   muy   adolescentes:   de   un   lado, porque   si   aprobaban   en   septiembre,   volveríamos   a   estar   juntas   en   la   clase   del   siguiente   curso,   lo cual   era   alentador,      y,   de   otra,   porque   esas   amigas   eran   parte   de   mi   diversión   veraniega   y   el   que no   estuviesen   perfectamente   organizadas   en   sus   estudios   me   impedía   pasármelo   bien   con   ellas dadas   las   restricciones   paternas   y   severos   castigos   por   sus   suspensos.   Así   que   yo   me   convertía en   el   puente   flexible   que   unía   los   caprichos   adolescentes   de   diversión   estival   con   las   exigencias paternas      de   estudio   y,   como   no,   todos   salíamos   ganando.   Ellas   aprobaban   y   mejoraban   la relación    con    sus    padres    y    yo    seguía    gozando    de    la    compañía    y    diversión    que    me proporcionaban   el   salir   de   fiesta   sin   que   los   suspensos   me   amargasen   el   verano,   de   forma indirecta. En   ese   instante   de   mi   vida no     me     planteaba,     ni     por asomo,         ejercer         como profesora,     pues     mi     único objetivo   era   convertirme   en Licenciada   en   Derecho   para, posteriormente,           ejercer como   abogada   al   estilo   de   la famosa    serie    televisiva    La Ley   de   los   Ángeles .   Sueños de adolescente…. Sin   embargo,   en   los   inicios de    mi    carrera    profesional, cuando   acabé   mi   Master   en Asesoría          Integral          a Empresas,     el     director,     y dueño       del       Centro       de Estudios   Jurídicos   y   Económicos   en   el   que   lo   cursé,   tuvo   la   necesidad   de   un   especialista   en temas   de   propiedad   intelectual.   Al   parecer   el   profesor   que   impartía   esa   materia   había   dejado repentinamente   su   puesto   y,   casualmente,   en   aquella   época   yo   trabajaba   en   temas   de   nombres de   dominio   de   Internet,   en   pleno   crecimiento   de   los   problemas   jurídicos   en   la   Red   a   nivel nacional   e   internacional,   sin   apenas   regulación   al   respecto.   Me   ofreció   impartir   ese   curso,   dado que   era   materia   de   mi   especialidad   y   práctica   de   despacho   diaria   y,   sinceramente,   no   me   lo pensé   dos   veces   y   me   lancé   a   elaborar   el   que   sería   mi   primer   manual   de   Propiedad   Intelectual, Industrial   y   Nuevas Tecnologías   que   llevó   por   título   "Del   Derecho   Tradicional   a   la   Nueva   Era Tecnológica" .     Comprendía    materias    tales    como    derechos    de    autor    y    su    contratación,    la tramitación   de   marcas,   patentes,   modelos   de   utilidad,   diseños   y   dibujos   industriales   a   nivel nacional,    europeo    e    internacional,    protección    de    datos    de    carácter    personal,    comercio electrónico    y,    como    no,    el    creciente    tema    sobre    la    solución    de    conflictos    de    nombres    de dominio   de   Internet   de   conformidad   con   la   Política   de   Solución   de   Controversias   de   la   ICANN que   se   ventilaban   ante   la   Organización   Mundial   de   la   Propiedad   Intelectual,   todo   ello   dirigido   a profesionales,   en   ejercicio   o   no,   del   sector   jurídico   que   quería   hacer   incursiones   en   esos   tema   y a estudiantes de los últimos años de la carrera de Derecho. Entonces   me   comencé   a   dar   cuenta   de   que   ejercer   determinadas   materias   jurídicas   me   colocaba en   una   posición   privilegiada   con   respecto   a   mi   alumnado   que   saldría   a   la   calle   muchísimo mejor   preparado   para   la   realidad   que   se   iban   a   encontrar,   al   mismo   tiempo   que   me   permitía transmitir   los   conocimientos   que   durante   tantísimos   años   había   ido   almacenando   en   mi   cabeza y   adquiriendo   con   la   experiencia. Además   me   pagaban   por   algo   que   me   volvía   loca   de   emoción hacer, ¿qué más podía pedir?...   Si    desas    algún    curso    o    clases    particulares,    SOLICITA    TU    CITA       AL    928    760    633    y    te asesoraremos. © 2018 Sonia María Naranjo Gil SI TE GUSTA COMPÁRTELO